Facebook y sus terminos de uso

Hoy entre en Facebook y me encontre con este cartel:

Terms of Use Update

If you want to share your thoughts on what should be in the new terms, check out our group Facebook Bill of Rights and Responsibilities.

En pocas palabras dice que tanta gente se quejo de los nuevos terminos de uso que decidieron volver al anterior para estudiar un poco mas el nuevo.

Esto paso a reaccion de una lluvia de post y comentarios sobre lo nuevos terminos (paso algunos porque la verdad fueron muchisimos):

Y esto es bueno ya que demuestra que las quejas, en una empresa que aspira a ser seria, son tomadas en cuenta. Espero que la gente de GoDaddy.com tenga la misma postura en cuanto a los dominios y demas cosas de Christian Van Der Henst

Salu2

Agustín

Anuncios

Radiografía del internauta argentino

El motor de internet son los porcentajes. Números sin cara ni cuerpo que la fotografían casi espontáneamente para definir su topografía, sus contornos y los perfiles de aquellos que habitan este ecosistema artificial cada vez más expansivo. En el caso del internauta argentino promedio, sus costumbres ya fueron reveladas: tiene entre 18 y 29 años, se conecta con banda ancha principalmente desde su casa, utiliza la red más que nada para realizar búsquedas de información local, no tiene miedo de ingresar online la clave de su tarjeta de crédito y es más consumidor que productor de contenido multimedia. Así, al menos, lo sugiere una encuesta realizada por la firma Pyramid Research y difundida por su contratador, Google Argentina.

Un dato no destacado por el gran oráculo de la red, pero importante, es que la consultora fundada en 1986 realizó sus proyecciones y su disección de los gustos del navegante argentino luego de entrevistar telefónicamente a 307 personas: una muestra reducida.

El 38% de los sondeados tenía entre 18 y 29 años, el secundario completo y se describía como perteneciente a la clase media. 

A diferencia del resto de América Latina, donde los internautas se conectan en su trabajo (o sea, entre los horarios de 9 a 18), los argentinos lo hacen predominantemente desde su hogar por medio de banda ancha (el 85%), que cuenta con un crecimiento anual del 54% de usuarios.

O sea, lo que se dice una vida online. “Internet se convirtió en el prime time. Hay consumo en cualquier momento. La conexión a internet es el principal medio”, señaló el encargado de echar a rodar los datos duros, Gonzalo Alonso, gerente general de Google Latinoamérica.

Entre millones de webs, el principal uso que se le da a la red es búsqueda de información local (88%), entretenimiento (43%), educación (31%) y actividades relacionadas con el trabajo (17%). 

Predomina el uso de computadoras de escritorio por sobre las laptops y los dispositivos móviles, y a la hora de sacarle el jugo a la red se empieza primero por el webmail (90%), mensajería instantánea (66%) y chat (33%)
Igualmente, internet es vista como un gran fuente para bajar cosas: música (88%), videos cortos (57%), películas y series (57%). “Los latinoamericanos somos buenos bajando videos pero malos subiendo. Quizás porque no están difundidos los medios para hacerlo –dijo Alonso–. Somos audiencia, no productores como en Europa, donde el tema está más balanceado.”

El comercio electrónico (que ronda los mil millones de dólares), en cambio, es propio de los que superan los 30 años: los que eligen la web como supermercado operan desde su hogar, el 90% planea gastar más o igual cantidad en el futuro, y principalmente compran productos electrónicos (47%), ropa (42%) y computadoras (21%). Los incentivan los precios bajos y los impuestos reducidos, pero los desaceleran los altos costos de envío y la falta de acceso a tarjetas de crédito o débito.

Y el tiempo les sobra.

OPINIÓN

Sobredosis de elección
Federico Kukso

Multiplicadora de porcentajes vacíos, idolatrada por gerentes high-tech que ven en ella el espejo de todo lo bueno, internet más que nada es una trampa de libertad que no se piensa. Cada vez que uno enciende la computadora, le da doble click al ícono de la conexión a banda ancha (que exilió para siempre el chirrido casi afectivo del dial-up) y al abrir el navegador invade siempre el mismo frenesí: como en casi ninguna otra instancia de la vida, uno tiene allí, enfrente suyo, la ilusión, y sólo eso, de poder hacer lo que quiera. Comprar un osito panda en un sitio japonés, chatear con una mongolesa que se hace llamar Charlotte, hablar vía webcam con el vecino y pedirle azúcar.

Todo, aparentemente, está ahí, a un clic de distancia. Sin embargo, pasan los minutos y la adrenalina cae en picada. La angustia y la desesperación, potenciadas por no saber cómo y no saber qué –¿y ahora qué ver?–, les ganan a las ambiciones de saber. La imaginación se congela y todo internauta se espanta. YouTube, la fuente infinita de imágenes en movimiento, se vuelve aburrida. Los blogs con comentarios de más de cuatro párrafos duermen y los fotologs que muestran siempre las mismas fotos de chicos y chicas frente al espejo ahuyentan.

La sobredosis de elección termina por agotar la poca imaginación y creatividad que uno tenía guardada en el bolsillo. Y ahí uno cae en las redes de las redes sociales: sube fotos, escribe cosas que a nadie le importa y se cansa. Apaga la computadora y a otra cosa. 

fuente: CriticaDigital.com

Los empleados que utilizan redes sociales son más productivos

Supongo que algunos empresarios no van a estar de acuerdo.

Un estudio británico asegura que evitar el uso de Facebook, Bebo y MySpace por parte del personal podría incluso perjudicar a las empresas

Subir unas fotos o comentar el fin de semana en Facebook en horas de trabajo no tendría por qué hacerse a escondidas del jefe. Un estudio de un think tank británico revela que las redes sociales aumentan la productividad y mejoran las relaciones laborales.


En una era cada vez más globalizada, las comunicaciones cobran una especial importancia. Los resultados de Demos, un instituto de investigación de Reino Unido, revelan que los trabajadores que utilizan redes sociales como Facebook, Bebo y MySpace aportan más beneficios que perjuicios para la empresa.

Mientras que algunas compañías utilizan sistemas específicos para compartir la información, los negocios que optan por estas redes para que sus empleados se relacionen con sus compañeros y clientes obtienen una mayor estabilidad en las relaciones de estos, pasando de ser meramente laborales a personales, destaca la agencia Reuters.

El autor del estudio, Peter Bradwell, explica cómo resulta casi imposible para las compañías el control del uso de Facebook o YouTube, motivo por el cual recomienda a las empresas establecer un “límite en el tiempo de utilización de estas redes”.

“Ante el actual escenario de negocios, la reacción instintiva sería volver a seguir más de cerca la actividad de los trabajadores”, reconoce a Reuters Bradwell.

Sin embargo, el autor del estudio recomienda “dar a los empleados más libertad y flexibilidad”, ya que los resultados muestran que estas licencias dotan a los trabajadores de una mayor habilidad y aumenta la productividad.

El análisis asegura que evitar el uso de redes como Facebook, que alberga más de 100 millones de usuarios por todo el mundo, podría incluso perjudicar a las firmas. “Una vez que se aceptan las implicaciones que conlleva su uso, las consecuencias compensan en gran medida”, concluye Bradwell.

fuente: InfoBaeProfesional

Decisiones 2.0

Creo que muchas empresas deberian leer este excelente articulo de la gente de SocialMetrix :

Dentro del mundo online, “2.0” ha sido en los últimos tiempos sinónimo de control por parte de los usuarios. Los usuarios generan contenidos, opinan, comparten, se comunican y, básicamente, controlan lo que sucede en el mundo online.

La web 2.0 es aquella en la que un mensaje editorial por parte de un medio, una marca o incluso una persona, es cuestionado, aumentado, validado y distribuido por otras personas, que basan sus opiniones en experiencias y opiniones propias, y en general no buscan otro fin que el de compartir.

Esta forma de contribuir y modificar en forma anárquica la información que luego será consumida y distribuida no puede pasar desapercibida, está afectando a las personas tanto en el mundo virtual como en el mundo real.

Vemos como se vuelven cotidianos los encuentros multitudinarios y espontáneos generados desde cadenas de e-mail o la creciente moda de reencuentros con ex-colegas, ex-compañeros o ex-amantes promovidos gracias a las redes sociales.

Un hombre mata a su mujer y el titular reza “la mató por cambiar su estado civil en facebook”.

Sobran estudios que muestran a Internet como componente principal en la decisión de compra y, por supuesto, no nos referimos a la compra online, sino a la compra en el local. Las personas utilizan la red para conocer y validar sus decisiones respecto un producto o el de la competencia, y el amigo aquel que había comprado algo similar y hay que consultarle se vuelven millones de personas a las que preguntarles “cómo te fue?”.

Y son las mismas personas que buscan información y se apoyan en Internet para tomar decisiones, las que vuelven luego a validar o no lo encontrado, a agradecer, complementar o refutar opiniones y comentarios, o simplemente a compartir sus propias experiencias.

La calidad de sonido de un teléfono celular, la velocidad o consumo de un automóvil, la conveniencia en la elección de uno u otro banco son solo algunos de los temas sobre los cuales las personas buscan información en Internet. Y la información “institucional” es siempre expuesta al juicio de personas que opinan, comparten y discuten unas con otras sobre sus propias experiencias.

Es en estas experiencias en donde las personas encuentran valor. Si una compañía afirma ser la más barata, la más veloz o la más eficiente, serán sus propios usuarios y clientes quienes validen o no este mensaje, y serán ellos mismos promotores de la marca, servicios y productos que consumen.

Qué debe hacer entonces el responsable de un producto, una marca o un servicio para posicionarlo ante un escenario en donde serán los usuarios de ese producto los que validen el mensaje, los que aprueben o condenen las características por las cuales se lo promueve? Cuál es el mensaje a comunicar? Y luego de enviado un mensaje: Cómo reaccionó la audiencia a la campaña teaser? Qué productos o marcas están comparando? Qué los hizo comprar más, o menos?

Los usuarios están opinando. Están dialogando. Discuten, se responden, comparan, se aconsejan. El mensaje de una marca ya no está en control de la marca, sino de quienes tengan una experiencia con ella.

La cantidad de personas que ven nuestro anuncio en la autopista, o leen el diario, escuchan la radio o ven el programa de TV en el cual pautamos son números necesarios pero insuficientes cuando consideramos que esas mismas personas pueden de forma inmediata validar el mensaje que recibieron frente a miles de personas.

El desafío para una compañía hoy trata sobre dejar de contar personas y comenzar a escucharlas. Responderles. Dialogar con ellas.

Internet llegó hace unos años como un nuevo medio de comunicación, y poco a poco fue formando parte del mix de medios en el que las campañas de marketing y comunicación están presentes y se desarrollan.

Hoy los usuarios, consumidores y clientes son el nuevo medio de comunicación, debemos comenzar a invertir en ellos.

Es hora de tomar una decisión estratégica 2.0: escuchar lo que esas miles de personas están diciendo y comenzar a ofrecerles lo que ellas mismas nos están diciendo que necesitan. Es hora de entablar un diálogo con estas personas y responder a sus preguntas. Así, la decisión estratégica será convertir a cada una de estar personas en un satisfecho medio de comunicación para nuestra marca.

Aquellas empresas que insistan en enviar un mensaje e ignorar la respuesta de la audiencia tendrán el mismo destino que las personas que lo hacen: terminan hablando solos.

Manual de uso del blog en la empresa

Navegando por internet encontre el un libro que, realmente, les recomiendo a todos

Manual de uso del blog en la empresa por Alberto Ortiz de Zarate.

El libro habla sobre los blogs para empresas, desde que es un blog, hasta su uso desde el punto de vista marketinero.

El mismo esta orientado a TODO tipo de empresas (Pymes, chicas, grandes, etc)

Realmente un excelente libro.

Les dejo una copia para el que quiera leerlo

manual-de-uso-del-blog-en-la-empresa

salu2

Agus

El principio de Pareto – Según Ariel Arrieta

Como verán sigo robando difundiendo contenido.

En esta oprtunidad es algo que se puede aplicar en todo momento de una empresa y esta muy bien explicado en este post:

El principio de Pareto es conocido como la regla del 20-80.

El principio dice que el 20% de cualquier causa producirá el 80% de los efectos, mientras que el 80% restante sólo cuenta para el 20% de los resultados.

Una de las aplicaciones más conocidas es su uso para análisis de ventas-comercial: donde se realiza un análisis de facturación sobre el numero de clientes y suele observarse que el 80% de la facturación se realiza por el 20% de los clientes. Con esta información se puede decidir qué clientes son estratégicos (hay que cuidar) y cuáles tienen una menor importancia ( y en muchos casos desecharlos).

Si bien el concepto de moda es el de long tail para no descuidar ese 20% de resultados, lo que intento explicar en este caso es otra cosa.

En el ambiente de un startup, donde esta todo para hacer y todo parece importante y algunas cuantas cosas urgentes, es muy importante utilizar esta regla de Vilfredo Pareto para determinar cuales son ese 20 de las acciones que tengo que tomar hoy que van a generar ese 80% de resultados que no puedo no tener hoy.

Este mismo razonamiento se termina aplicando a cada acción que uno tiene que tomar en el día. Es una realidad que no voy a poder hacer todo lo que tenia planeado hacer hoy, la lista es interminable y los recursos limitados. Tengo que decidir que hacer hoy y mas importante que dejar de hacer y Pareto me tiene que ayudar a decidir

En este contexto es donde una conocimiento que tiene mas de dos siglos se vuelve relevante y critico para el éxito de un startup. Cuando se internalizar esa practica ganamos 2 cosas:

Liberar la culpa por no haber hecho todo lo que habíamos planeado

Aprender a estimar el impacto de cada acción que tomamos

Si aplicamos Pareto a la administración del tiempo personal, y lo hacemos habito, nos vamos a encontrar aplicándolo a :

la definición del mix de productos: que productos (20%) van a generar la mayor parte de los ingresos (80%)

la definición de que clientes fidelizar el 20% que generan el 80% del profit

la definición de a que empleados premiar: al 20% de los que generan el 80% del trabajo

En definitiva una herramienta muy útil que se convierte en un viaje de ida…. Subite!

fuente: The Digital Marketing Blog de

Metrafora 70/20/10 – Excelente para iniciar un blog

Uno de los conceptos que desarrollo Google y que debe ser parte de la cultura de cualquier empresa que se quiera mantener competitiva es el 70-20-10.

Si bien es un concepto que esta muy difundido y consiste en la manea que una persona tiene que distribuir su tiempo, de tantas veces que explique esto a la gente que trabaja conmigo encontré una metáfora que uso siempre que quería compartir

•    El concepto básico es dedicar el 70% del tiempo invirtiéndolo en las tareas habituales de tu trabajo.

Si trabajas en una empresa maderera y tu trabajo es talar árboles , el 70% de tu tiempo debes dedicarlo a hachar árboles.

•    El 20% de tu tiempo deben ser dedicados a proyectos relacionados con tu dia a dia que te permitan generar una mejora continua sobre estos.

Si eres quien esta talando árboles todo el dia, ese 20% debes dedicarlo a afilar el hacha que te permitirá una mayor eficiencia en los golpes siguientes al hachado.

•    Finalmente el 10% del tiempo debes dedicarlo a proyectos donde aparentemente no tengan ninguna relación pero te permitan generar una innovación completamente disruptiva que sea capaz de transformar la industria en la que estas.

Volviendo a nuestro ejemplo, el 10% restante de tu tiempo debe ser dedicado a desarrollar la sierra eléctrica, que pueda transformar tu propia industria o alguna otra. Que te de lugar para invertir tiempo en cosas aparentemente inconexas pero con potencial de impacto.

Através de este concepto en Google se pudieron desarrollar servicios como Gmail y Google Earth.

La pregunta final es:

Que le podemos aportar nosotros a la empresa donde trabajamos?

Fuente: The Digital Marketing Blog de